Λrriba
Base de compromisos regionales y subregionales en desarrollo social
División de desarrollo social

 

Buscador de compromisos











Incluir preámbulo
Nivel Regional
Nivel Subregional
    Resultados de la búsqueda:    1 Documentos      26 Menciones
Foro Ministerial para el desarrollo en América Latina y el Caribe
Declaración de Panamá (2018) Ver PDF
 Considerando  Conscientes del progreso experimentado en la región de América Latina y el Caribe, y de los procesos multidimensionales que han mejorado las condiciones de vida de millones de ciudadanos, aún persisten desafíos estructurales que impiden consolidar los logros del desarrollo y la llegada de este a todos los sectores de la sociedad.
 Considerando  Considerando que las políticas públicas y las estrategias de inclusión deben estar enfocadas a no dejar a nadie atrás, a la generación, articulación y coordinación de acciones desde lo público y lo privado, que tomen en cuenta las necesidades, condiciones y particularidades de los grupos poblacionales con mayores niveles de vulnerabilidad, con una construcción anclada en la realidad de los territorios específicos.
 Considerando  Reconociendo los esfuerzos efectuados en contra de los factores que agudizan la desigualdad, como son las diversas formas de discriminación que limitan las oportunidades; así como la necesidad de crear una visión multidimensional que, responda a la realidad de cada país.
 Considerando  Recordando la resolución 2(II) de la Conferencia Regional sobre Desarrollo Social de América Latina y el Caribe, en su Segunda Reunión, celebrada en Montevideo del 25 al 27 de octubre de 2017 que reconoce el efecto negativo de las medidas económicas coercitivas unilaterales en el desarrollo económico y social en los países objeto de estas medidas.
Afirmamos que la facilitación del intercambio de información, tecnología y lecciones aprendidas entre los países miembros, es un mecanismo prudente para innovar políticas de desarrollo, considerando las particularidades socioeconómicas de los países del Caribe.
 Considerando  Tomando en cuenta el principio de no dejar a nadie atrás, las políticas e implementación de estrategias para el desarrollo deben tomar en cuenta las diversas realidades socioeconómicas de los países miembros, particularmente las microeconomías vulnerables de los países del Caribe, cuyas economías han sido fuertemente impactadas por condiciones meteorológicas extremas.
Reafirmamos nuestro compromiso con el cumplimiento de la Agenda 2030, desde una perspectiva holística que garantice la participación de todos los sectores y fuerzas vivas de la sociedad, sustentada en las dimensiones sociales, económicas y ambientales del Desarrollo Sostenible, que permitan promover instituciones inclusivas, efectivas y transparentes, y sociedades justas y pacíficas; bajo los principios de indivisibilidad, interdependencia y complementariedad de los derechos humanos, asociados con los ODS.
 Considerando  Comprometidos con la amplia e innovadora visión del desarrollo sostenible para el logro de cambios estructurales progresivos, sustentables y anclados en un nuevo orden, que reconoce las alianzas nacionales, regionales y mundiales, y la superación de la desigualdad como hitos fundamentales para un desarrollo generado de manera equilibrada e integral entre el progreso social, económico y ambiental de nuestras naciones y de la región.
ACORDAMOS 1. Promover una mirada multidimensional y anclada en el territorio para asegurar un desarrollo inclusivo y sostenible que responda a las prioridades locales.
ACORDAMOS 2. Asumir el reto de no dejar a nadie atrás para el cumplimiento de los ODS, mediante la generación de mejores datos estadísticos, la mayor captación de información de censos de población, encuestas de hogares, registros administrativos u otros instrumentos georreferenciados, desglosadas en todas las variables especificadas en la Agenda 2030, por ingresos, sexo, edad, raza, origen étnico, estatus migratorio, discapacidad, ubicación geográfica y otras características pertinentes en los contextos nacionales, así como el desarrollo de estadísticas económicas robustas que permitan dar cuenta en forma completa de la inversión social y la distribución del ingreso y la riqueza.
ACORDAMOS 4. Garantizar la participación de toda la población protagonista de los programas sociales en todo el ciclo de la política atendiendo a la intersección de problemáticas como elementos condicionantes de dicha participación
ACORDAMOS 5. Impulsar las políticas de cuidado como esenciales para asegurar la sostenibilidad de los logros sociales e imprescindibles para alcanzar el progreso multidimensional al que aspiran las sociedades en el marco de su rápida evolución y que reconozcan todas las responsabilidades del cuidado familiar.
ACORDAMOS 6. Fortalecer el Foro Ministerial de Desarrollo como un espacio de reflexión e intercambio de experiencias de Política Pública, con un enfoque de ciclo de vida e integración social orientadas a la generación y coordinación de acciones desde lo público y lo privado, que tome en consideración las necesidades, condiciones y particularidades de los grupos poblacionales con mayores niveles de vulnerabilidad, con una construcción anclada en la realidad de los territorios específicos, que promueva la inclusión desde una mirada de igualdad de género, étnica, cultural y social, reconociendo además las necesidades diferenciadas de la niñez, las juventudes y los adultos mayores.
ACORDAMOS 7. Favorecer el desarrollo de instituciones estatales y sociales que promuevan procesos participativos, incluyentes y responsables, que presten especial atención a los grupos más vulnerables, con el propósito de identificar y analizar las desigualdades que forman parte de los problemas que requieren atención prioritaria para lograr el desarrollo y, de esa forma, preparar las políticas públicas dirigidas a corregir las prácticas de carácter discriminatorio y las injustas relaciones de poder que dificultan el progreso.
ACORDAMOS 8. Dedicar especial atención al fortalecimiento de las capacidades y competencias de las mujeres y las niñas a través de su empoderamiento como titulares de derechos, y a eliminar las condiciones que generan desigualdades y se expresan en situaciones de discriminación, violencia de género y exclusión social.
ACORDAMOS 10. Reafirmar el derecho a la participación plena e igualitaria de los pueblos indígenas y afrodescendientes, como sociedades modernas e inclusivas, a partir de la coexistencia de diversidades culturales, las cuales deben convivir con una base de respeto de los derechos humanos.
ACORDAMOS 11. Promover los derechos, el empoderamiento y las políticas antidiscriminación de la poblaciones afrodescendientes e indígenas de América Latina y el Caribe para hacer frente a la pobreza y la desigualdad, afrontar las causas más profundas de la exclusión social como el racismo, incorporar la perspectiva interseccional que permita visibilizar y empoderar a las niñas, jóvenes y mujeres, y promover mejoras en la educación y reducción de la violencia hacia ellos.
ACORDAMOS 12. Asumir el reto de no dejar a nadie atrás para el cumplimiento de los ODS, mediante la generación de mejores datos estadísticos, la mayor captación de información de censos de población, encuestas de hogares, registros administrativos u otros instrumentos georreferenciados, desglosadas en todas las variables especificadas en la Agenda 2030, por ingresos, sexo, edad, raza, origen étnico, estatus migratorio, discapacidad, ubicación geográfica y otras características pertinentes en los contextos nacionales, así como el desarrollo de estadísticas económicas robustas que permitan dar cuenta en forma completa de la inversión social y la distribución del ingreso y la riqueza.
ACORDAMOS 13. Promover un mayor conocimiento y respeto de la diversidad de la herencia y la cultura de los afrodescendientes e indígenas y de su contribución al desarrollo de nuestras sociedades a través del fomento de una actividad cultural inclusiva e integradora.
ACORDAMOS 14. Aprobar y fortalecer marcos jurídicos nacionales, regionales e internacionales, políticas públicas y programas de lucha contra el racismo, la discriminación racial, la xenofobia y las formas conexas de intolerancia a que se enfrentan las poblaciones indígenas y afrodescendientes, poniendo especial atención en la situación particular en la que viven las mujeres, las niñas y los varones jóvenes.
ACORDAMOS 15. Promover una política pública integral que coordine la acción de actores estatales, el sector privado, la sociedad civil, la comunidad científica y académica, y las agencias de las Naciones Unidas, como estrategia fundamental implicada en el alcance universal de la Agenda 2030, aplicando el principio de responsabilidades comunes pero diferenciadas.
ACORDAMOS 16. Promover alianzas con los sectores productivos públicos y privados, con el norte de la Agenda 2030 y los ODS, para la transformación de nuestras sociedades en el objetivo de que nadie quede atrás, con especial énfasis en el trabajo directo sobre las exclusiones duras que sufren las poblaciones más vulnerables en nuestros países y para una inserción completa en el mundo del trabajo y la protección social.
ACORDAMOS 17. Impulsar políticas públicas y alianzas con el sector privado que favorezcan el desarrollo sostenible del sector productivo centrado en equilibrar los logros económicos, sociales y ambientales, con la finalidad de impulsar modelos incluyentes de producción y consumo sostenibles.
ACORDAMOS 18. Generar espacios nacionales de diálogo y consulta público-privados, para analizar los nuevos desafíos y demandas de la educación, la protección social, la economía del cuidado, y la sustentabilidad ambiental, entre otros temas.
ACORDAMOS 19. Reconocer las contribuciones sustantivas del PNUD y la CEPAL, que coadyuvaron al desarrollo exitoso de los trabajos del Foro e instamos a ambas organizaciones a seguir fortaleciendo el Foro como un espacio de intercambio, buenas prácticas y construcción colectiva en el área social para la consecución de los ODS y la Agenda 2030 en la región.
ACORDAMOS 20. Instar al PNUD a que continúe fortaleciendo las acciones de cooperación en la región para el acompañamiento a las prioridades de desarrollo de cada país.